Notas de Prensa

Directa, sincera y cordial reunión con Alcalde Joaquín Lavín.


Directiva de Sociedad de escultores de Chile, fue recibida por Alcalde Joaquín Lavín el día 24 de Julio de 2019. Los escultores expusieron personalmente sus apreciaciones sobre el controvertido Museo de cera, recientemente inaugurado en dependencias del patrimonial “Pueblito de los Domínicos” ubicado en comuna de Las Condes. El edil se excusó de no poder detener el proyecto en ejecución pero se comprometió a realizar mejoras en su desarrollo. Por otra parte y para materializar su apoyo a las manifestaciones artísticas acordó con los escultores constituir la comuna de Las Condes como sede de la próxima Bienal Internacional de Escultura 2020. Parte del ofrecimiento lo constituye el uso del espacio arquitectónico frente a la iglesia de Los Domínicos, para realizar un proyecto escultórico que prontamente comenzaremos a trabajar.

Carta abierta

Espectáculo de Vulgaridad

Financiamiento del Estado al Arte y la Cultura

La iniciativa del alcalde Joaquín Lavín de financiar un millonario proyecto privado,  consagrado a un  museo de cera en un circuito de construcciones  patrimoniales, ha producido un efecto jamás imaginado.  No recordamos, que durante tantos días en Chile se hablara de escultura con tanto entusiasmo, no hubo matinal de televisión, programa de radio, prensa digital que no hablara de este tema. Estamos conscientes también, que  lo que termina de incendiar el debate y las redes sociales, es la carta abierta en  la que como Sociedad de Escultores de Chile pedimos reubicar esta dudosa propuesta estética que dejó al desnudo la forma como se destinan millonarios recursos públicos en propuestas “culturales” y“artísticas” de discutible valor estético. Todo lo anterior nos lleva a compartir a través de esta nueva carta abierta algunas reflexiones.

Poder Político y Arte.
La relación cómplice entre poder, política y arte, es una verdad compartida por moros y cristianos. Sin ambigüedad podemos afirmar que el uso político y comunicacional es una realidad que ha ocurrido en todos los lugares y en todos los tiempos. Expresión histórica de estas afirmaciones es el arte egipcio, donde su ideología, intacta durante 3.000 años,  produjo el mismo tipo de arte por  mismo período de tiempo, o como la Roma imperial usó y abuso del arte, esta vez, expresando el deseo de las legiones  y sus generales de querer  ver representado sus triunfos militares en estatuas, arcos del triunfo y columnas monumentales, símbolos de poderío y  superioridad.
Más tarde durante el Renacimiento, la iglesia difundió su dogma a través de una abundante producción de genios universales; Da Vinci, Miguel Ángel, y otros… ellos fueron quienes retrataron al mismo dios, pero no sólo lo hicieron bien, sino que hicieron algo mucho más formidable aún: esculpieron un cuerpo doctrinario a partir de inocentes  bloques de granito y mármol, otorgándole mayor credibilidad y eficiencia que las propias sagradas escrituras.
Más adelante en la Francia post revolucionaria,  Napoleón cautivado por la antigüedad clásica, busca  ahí  su fuente de inspiración, acá encuentra su medio de expresión y propaganda para difundir a través de imponentes monumentos públicos y pinturas grandilocuentes el Neoclásico.  Napoleón Bonaparte difundió sus victorias militares, creando una imagen ideal del ejército y de culto a su persona. Basta mirar el ¨Arco del Triunfo¨  mandado a construir por el propio Napoleón en un extremo de los Campos Elíseos de la ciudad de París, para conmemorar la batalla de Austerlitz o  la monumental pintura  ¨La coronación de Napoleón¨ encargada a Jacques- Louis- David  donde le pide al artista, ser representado en una escenificación destinada a crear una épica imperial y grandiosa, David recrea  la pomposa ceremonia, que tiene lugar  en la catedral de Notre Dame de París, donde  es consagrado emperador de los franceses por la gracia de dios, pero coronándose con una “aureola de laurel”, a la usanza de los antiguos generales  romanos, cuando entraban a la ciudad  de Roma.

Poder Político y Arte en Chile.

En Chile esta correspondencia entre arte y poder, ha sido durante nuestra historia,  sistemática  y abundante, sin embargo, por lo que vemos desde hace un tiempo, no han llegado los tiempos mejores, por lo menos en el arte.  Qué lejos resuena el martilleo del escultor, y el cimbrear de los tablones del andamio donde se balancea el albañil, construyendo con sus manos el espíritu mismo de la república y su ideal democrático, arquitectura señera y altiva, como todo el neoclásico francés recreado en el Santiago antiguo.

La élite social y política se esmeró, como corresponde,  en celebrar el centenario de nuestra independencia, para ello se afanó en la realización de numerosas obras públicas e inaugurar innumerables estatuas y monumentos conmemorativos. El propósito principal de  estas construcciones, fue manifestar los logros y glorias alcanzadas durante los cien años de vida independiente. Los edificios más emblemáticos de esa celebración,  hasta el día de hoy están allí, el Palacio de los Tribunales de Justicia, la Quinta Normal, la Estación Mapocho, El Parque Forestal, la Biblioteca Nacional, y el palacio que alberga el Museo y Academia de Bellas Artes. Este último edificio fue el más importante sin duda, puesto que significaba representar el grado de civilidad y cultura alcanzado durante los últimos cien años. Más adelante en la historia de nuestro país, hay buenos ejemplos de escultura en espacios públicos, como las obras de Federico Assler o Francisco Gacitúa. Pero compare usted: la talla y el nivel de  las  obras y encargos anteriormente descritos, con los adefesios que la clase política de todos los colores y pelajes, financian hoy con platas públicas.

Espectáculo de Vulgaridad.

Este espectáculo de vulgaridad financiado por el municipio de Las Condes, que esta vez toma cuerpo en la forma de un Museo de Cera, chocó con el muro  de la escasa reserva artística que todavía resiste en nuestro país. Han sido los artistas, precisamente los escultores, cuyo conocimiento y carácter formado en el rigor que exige enfrentarse a los elementos, quienes han puesto las cosas en orden y en su lugar,  evidenciando la peor cara  de la degradación del mecenazgo político que hoy nos rige. La clase política hace lo que sea para dar con el gusto de la galería, se han empeñado en idolatrar pseudo creaciones, con la monserga de que todo vale. El graffiti artero en la muralla  del vecino y El David de Miguel Ángel  puestos en la misma balanza. Todo y todos idénticos en su pretensión de ser únicos, todos pretendiendo tutearse porque se imaginan del mismo nivel de inteligencia, responsabilidad y mérito.

Cuando Joaquín Lavín corte la cinta inaugurando este Museo de Cera,  no solo estará refregándonos la imagen de algunos chilenos de distinta ralea, queriendo inmortalizarlos bajo su criterio, sino que estará también decidiendo quienes son los llamados a la posteridad,  simbólicamente  también nos estará diciendo “la historia es nuestra y la escriben los vencedores”.

 

Directorio Sociedad de Escultores de Chile A.G.

Santiago, 22 de Julio de 2019

 

El Directorio de Soech A.G., destaca esta noticia publicada en la prensa nacional y plantea sus dudas y observaciones con el objeto de que todos(as) los artistas tengan las mismas oportunidades de participación en proyectos que apoyan y difunden el arte. 

Los comentarios están cerrados.